miércoles, 21 de septiembre de 2016

A Debate - La Objetividad en las Reseñas

Buenos dias,

 hoy os traigo una de las actividades propuestas de Blogeros Soñadores para el mes de agosto. No necesito que me digas que se me ha hecho tarde porque soy bastante consciente de que el arroz no es que se me haya pasado: es que se ha pegado, requemado y salido ardiendo.

 Incidentes culinarios y flamígeros aparte, el tema a tratar o a debatir es el siguiente:


La Objetividad en las Reseñas

 Mi opinión al respecto es que todos tenemos opiniones de todo. Ya sabes el famoso refrán este de: las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno. Se puede decir más alto pero no más claro.

 Leer un libro es como tantas otras cosas de la vida; depende del momento en el que estés, de como estés, de si estás saturado o no del tema que estás leyendo, de quien lo ha escrito o te lo ha mandado... son solo unos cuantos de los factores que influyen en la opinión que nos formamos y transmitimos de lo que estamos leyendo.

 ¿Qué he querido decir con esto? pues que es difícil, que no imposible, ser objetivo porque, tal y como he dicho, cada uno tiene su opinión, sus gustos y sus factores externos que le influyen en mayor o menor medida.

 Hay cosas que son objetivas de necesidad como, por ejemplo, las faltas de ortografia, un final abierto, una historia corta o larga,... pero tampoco todo el mundo le da la misma importancia.

 Un libro te puede gustar, encantar, dejar indiferente, enamorar, hacer llorar o reir, que te entren ganas de quemarlo - ¿otra vez el fuego? creo que empiezo a tener un problema -, puede hacer que lo odies... Creo que pocos nos dejan indiferentes del todo. Pero que a ti no te guste no significa que no le pueda gustar a otro lector y viceversa.





¿Qué opinas tu? ¿crees que son objetivas las reseñas? ¿es posible ser objetivo en algo? Por favor, deja tu respuesta en un comentario. ¡Gracias!


16 comentarios:

  1. Opino lo mismo, depende del momento en el que esté cada persona.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola!.
    Entrada interesante :)
    A ver, personalmente pienso que sí que se puede ser objetivo a la hora de reseñar, dejando a un lado gustos personales, momento en el que se esté leyendo X libro...
    Como tú dices hay cosas que llegan a ser obvias: por ejemplo, un libro lleno de faltas de ortografía (que los he visto)...
    Luego, la reseña en sí, más que objetivo yo creo que hay que ser sincer@ al 100%, al margen de que el libro te lo haya enviado una editorial, el propio autor... pues el ponerlo por las nubes, si en realidad no lo has sentido así, yo creo que no tiene mucho sentido... Es cierto que no es plato de buen gusto hacer una reseña negativa y más cuando el libro te lo han cedido (editorial, autor...), pero reseñando con sinceridad y con todo el respeto del mundo... pienso que es lo mejor.
    Que a mi no me haya gustado X lectura no significa que a otra persona le vaya a pasar lo mismo, yo argumento el por qué y demás pero solo por argumentar, por dar mi opinión personal, porque tal vez a la editorial o al autor le pueda servir de algo las críticas constructivas; pero no para quitar las ganas de leerlo, cada persona es un mundo y para gusto... los libros!.
    En fin, yo apuesto por la sinceridad en las reseñas; criticar, con todo el respeto del mundo, no significa ser mal agradecido, "desmerecer" el trabajo del escritor, de la editorial..., me reitero, como he dicho antes, que las críticas constructivas pueden servir y de mucho.
    Lo mismo con alabar un libro, si alguien quiere poner por las nubes, por poner un ejemplo, el típico cuento infantil de "Los tres cerditos", pues está en todo su derecho; mientras argumente y justifique el por qué de esa decisión...
    En definitivas, que yo misma me he liado a hablar y ya me estoy perdiendo, xD, pero en resumen: sinceridad al 100%.
    Un besazo y perdona el tochazo... xD.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Supongo que seria imposible ser objetivo 100% en una reseña a no ser que se limitara a una sinopsis, o como tú dices que esté lleno de faltas de ortografía. A mí personalmente sí que me gusta conocer la opinión personal.
    En reseñas tuyas he leído qué cosas te han gustado y qué cosas no te han gustado de un libro en concreto. Puedo coincidir contigo o no porque puedo tener gustos diferentes, pero ya me hago una idea de si a mi me va ese libro o no, mucho más que con solo una sinopsis.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Uff este tema se pude alargar y necesitamos mucho tiempo. Para mí todo se cerra a una cosa:
    Las reseñas son nuestras opiniones y son variantes afortunadamente. Aquí lo que vale es que haya un buen criterio, que si algo no te gusta no tengas miedo de decirlo, es tu opinión y no todo te va a gustar, eso si, con educación.
    Buena entrada.
    Un saludo
    cdc

    ResponderEliminar
  5. hola,
    estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo he tenido etapas en que los libros mas soporiferos me encantaban, y tambien me ha pasado de leer un libro que no me gusto nada y releerlo y descubrir algo que se me habia pasado en la anterior lectura y que hace que cambie de opinion
    por eso, siempre que tengo una opinion negativa de un libro recomiendo a quien leen mis reseñas a descubrir ellas el libro porque quizas este en un mal momento para ese tipo de lectura

    besotes

    ResponderEliminar
  6. A veces cuesta ser objetivo... yo misma cuando hago reseñas doy mi opinión tanto para bien como para mal. Siempre diciendo que para mi tipo de piel por ejemplo ha funcionado o no, pero cada caso es un mundo y a cada uno nos funcionan unas cosas... un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Considero que como dices a gustos colores, pero cuando algo nos fascina queremos compartirlo con los demás, y que a ellos les fascine de igual modo, es posible que no cause ese efecto, pero muchas veces puede ocurrir.
    Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Mi opinión, creo que pueden mezclarse ambas cosas, aunque claro está la subjetividad va a ser más latente a la hora de hacer una reseña, y ojo, creo que es primordial que sea así. ¿Por que? Pues porque a mí sinceramente me gusta saber la opinión de otros lectores, sus impresiones, sentimientos, etc. No me vale una reseña cuadriculada. No se si me explico o me estoy liando. jajaja
    Creo que el comentario de Locas del romance, es muy pero que muy acertado. Vamos, coincido totalmente.
    A mí personalmente tus reseñas me gustan mucho, aunque no coincidamos siempre en gustos, si me sirven horrores, a la par que descubro nuevos libros ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa
    Yo pienso que algo de objetividad pueden tener, como tu dices sobre las faltas de ortografía o que una novela sea corta o larga, pero es una parte muy pequeña en mi opinión.
    Creo que las reseñas dependen en su mayor parte de la opinión de quien la escribe, y a mi me gusta que sea así, tengo gente en cuya opinión confío y por eso busco sus reseñas de determinados libros o series.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    En verdad cuando queremos dar una opinión sobre algo o alguien,muchas veces tenemos que tener claro lo que queremos decir sobre aquello. Intentamos ser objetivas pero a veces solemos dar opiniones subjetivas bien porque apreciamos a la persona o creemos en dicha idea.
    Un ejemplo es que una amiga tuya le gusta un estilo de música en concreto pero que a ti no te gusta.Ahí estás siendo objetiva porque no te gusta ese estilo musical que si le gusta a tu amiga o a otras personas. Pero a pesar de que odias esa música y cosas relacionadas con esa música,aprecias y quieres a esa amiga. Ahí eres subjetiva.

    A mí siempre me han dicho frases como ''Para gustos los colores'' o ''Nunca llueve a gusto de todos''.

    ResponderEliminar
  11. Hola! Yo también opino igual. Depende de como estés en el momento lees el libro o escribes la reseña, esta sale de una forma u otra, con lo que no considero que sea objetiva. Además, es lo que tu comentas también, a lo mejor a mi me encanta un libro pero a ti no y a la hora de escribir tus impresiones no lo haces de manera objetiva.
    Muy buen tema para pensar :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. En un libro yo no me fijo en las faltas, puesto que no voy a criticar algo que yo hago. En lo que me fijo es en la historia.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola María!

    La verdad es que tu reflexión sobre la objetividad en las reseñas sobre los libros se puede traslapar perfectamente a las reseñas de productos de belleza por ejemplo. Yo pienso que nadie es 100% imparcial o 100% objetivo, pues hay géneros de libros que nos apasionan y por tanto se va a notar a la hora de compartir una reseñana sobre él, en cambio habrá otros que no tanto. Es como todo lo que a ti no te gusta, es posible que a mí me encante y a la inversa, por eso el mundo es tan maravilloso y complejo porque cada persona es diferente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Tu opinión me parece muy asertiva, nadie tiene la razón plena sobre lo que esta leyendo, porque podemos encontrarnos con variables, a mi me gusta a ti no, y así mismo es la objetividad que le damos al mismo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que es muy cierto, resulta imposible ser objetivo, todos tenemos sesgos en nuestras opiniones. Estamos influenciados por sentimientos, vivencias, forma de ser... yo lo veo imposible

    ResponderEliminar
  16. Tienes toda la razón y además coincido en lo que te dice Gladys. Yo cuando leo un blog es porque me gusta y si no creyera que sus opiniones son veraces ni me pasaría (de hecho he dejado de leer muchos). Lo mismo me pasa cuando escribo sobre alguna firma, si la reseño en mi blog es porque me gusta o encuentro que es interesante para mis lectoras aunque ya presupongo que no a todo el mundo le va a gustar. Personalmente me gusta mucho cómo reseñas los libros y me fío al 100% de tu opinión lo que no quita que vaya a leer todos porque precisamente aunque a ti te haya gustado si no me llama, no me llama.. (menudo royo te he dejao jajaja). Muaks

    ResponderEliminar

¡Hola! me alegra mucho que dejes un comentario pero, por favor, con respeto y sin hacer spam. ¡Muchas gracias!